5 Followers
33 Following
guajars

Dan Guajars

Santiago, 1977. Periodista de profesión, lector y autor de fantasía y ciencia ficción desde los 12 años, trabaja en marketing online y hace clases de Internet para periodistas. Felizmente casado con Lucía Gabriela y es el orgulloso padre de Amanda Luna.

Currently reading

The Best of the Best: 20 Years of the Year's Best Science Fiction
Bruce Sterling, William Gibson, Stephen Baxter, Lucius Shepard, Ian R. MacLeod, Greg Bear, Connie Willis, John Crowley, Brian Stableford, Ted Chiang, William Sanders, Steven Utley, Molly Gloss, Tony Daniel, Robert Reed, David Marusek, Maureen F. McHugh, Greg Egan, Paul J.
Heart-Shaped Box
Joe Hill
Redshirts
John Scalzi

Zombie

Zombie - Mike Wilson-Reginato Es una novela corta, 120 páginas en letra grande, que se lee en un rato. Es fluida y precisa, no leí nada que pudiera considerarse de relleno. A ratos me surgieron preguntas como dónde están los adultos o de dónde sacan la comida, qué traen puesto, o qué piensan mientras hablan; en todos estos años de fornicación descontrolada nadie se embarazó. A mí se me dan fácil esas preguntas mundanas, la novela no necesita responderlas por obligación, pero mi imaginación requiere de algunos detalles extra.

El personaje que tiene una voz más clara y fascina por sí solo, es Frosty. De hecho, si se trata de poner una chapa, Frosty es el protagonista, la novela es acerca de él y su pasado sórdido y su presente obsesivo. El rostro quemado efectivamente le otorga nitidez y lo hace tangible, aunque sea un monstruo.

Mi visión personal de toda narración, para que tenga sentido, es que me presente un conflicto al principio y lo cierre al final. Es mi deformación personal y es muy útil para entender cualquier novela, por muy experimental que sea. Al buscar el conflicto que da sentido a Zombie, lo que salió a flote no fue la bomba atómica ni la supervivencia ni la drogadicción, sino la desaparición de los personajes en el borde del bosque. Ahí nace el misterio y es ahí donde se resuelve junto con el cierre de la novela, en un viaje a través de la desolación del cráter hacia lo desconocido.

Lo que me causó un total desconcierto fue el narrador. Al comenzar el libro hay una primera escena relatada en tercera persona y luego todas las demás escenas recaen en un narrador proxy en primera persona, un filtro de los personajes que traduce sus pensamientos (supongamos caóticos) en ideas elaboradas y pensamientos profundos. Es decir, todos se expresan como el mismo personaje, hablan con una misma voz, piensan con el mismo cerebro, indiferente de su género o edad, incluso Frosty que podría considerarse como el Protagonista. Muy desconcertante.

El libro en sí es una gran metáfora, cada aspecto de la historia representa metáforas paralelas, los personajes son apenas pequeñas piezas del rompecabezas. Hay que leer con muchos filtros superpuestos para llegar al corazón del mensaje y para entenderlo hay que ser algo más que un lector de novelas de acción o de navecitas que meten bulla en el vacío del espacio.

En resumen, sí fue una lectura satisfactoria, aunque hubo detalles que llamaron mi atención y nublaron mi experiencia lectora. Lo leí en un rato, en serio, ida y vuelta en la micro. Y me dejó muchos ruidos. No lo recomiendo para todo público, por lo menos no para cerebros con poca retención o mala comprensión de lectura. Sería una excelente lectura para un universitario instalado en un discurso profundo acerca de la vida y el sentido de las cosas, encontrará preguntas interesantes y podrá responderlas al calor de un buen navegado.